Dieta contra la hipertensión

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de la presión sanguínea en las arterias. Aunque no hay un umbral estricto que permita definir el límite entre el riesgo y la seguridad, una presión sistólica sostenida por encima de 139 mmHg o una presión diastólica sostenida mayor de 89 mmHg, están asociadas con un aumento medible del riesgo de aterosclerosis y por lo tanto, se considera como una hipertensión clínicamente significativa.

Además la incidencia de la hipertensión puede aumentar debido a factores de riesgo como:

  • El sobrepeso.
  • El exceso de depósitos de minerales inorgánicos, colesterol y desechos tóxicos en las paredes de los vasos sanguíneos.
  • El consumo excesivo de cloruro sódico (sal común) junto con la disminución de potasio en la dieta produce un aumento de líquidos y un deterioro de los mecanismos de regulación de la presión arterial.
  • El consumo de café, alcohol, tabaco, grasas saturadas, exceso de carnes, embutidos, quesos secos…
  • El consumo excesivo de azúcar, que aumenta la retención de sodio y eleva la presión arterial.
  • El estrés y otros factores psicológicos como la agitación, la ansiedad, la impaciencia, el miedo o la agresividad, que aumentan la secreción de adrenalina la cual constriñe los vasos sanguíneos, hace que aumente la retención de sodio y, en consecuencia, eleva la presión arterial.
  • Factores ambientales: como la exposición crónica al plomo ambiental o el cadmio.
  • Falta de ejercicio físico.pankysotoEsto es un asunto que nos preocupa a todos, tener o no la tensión alta, pero, ¿nos hemos parado a pensar en cómo mantener una tensión arterial adecuada?  A continuación veremos algunos consejos para evitar la hipertensión arterial por medio de la dieta.
  • Evitar alimentos ricos en sal y reducir la ingesta de esta. Si la sangre contiene exceso de sal, el riñón retendrá más y eliminará menos agua. El aumento del volumen de sangre resultante hace aumentar la presión arterial. Reducir la ingesta de sal puede conseguirse evitando alimentos enlatados o preparados, carnes y pescados picantes o ahumados, evitando aromatizantes o condimentando los alimentos con hierbas frescas y especias.
  • Reducir la ingestión de grasas. Hay que elegir grasas que tengan un alto contenido en ácidos grasos insaturados (como el aceite de oliva o de colza) o evitar grasas animales como la manteca de cerdo. También hay que intentar evitar los embutidos o los alimentos en salmuera, los quesos salados y los alimentos que cocinemos fritos.
  • Consumir alimentos ricos en potasio. El potasio provoca un aumento de la eliminación de agua, que relaja los vasos sanguíneos y reduce la presión arterial. Algunos alimentos ricos en potasio pueden ser los productos integrales, las patatas, algunas verduras como el brócoli, nueces, plátanos o pescado.
  • Consumir alimentos ricos en fibra. Una dieta rica en fibras puede ayudar a prevenir los trastornos gastrointestinales (como estreñimiento, cáncer de colon, hemorroides, etc.), trastornos metabólicos (como obesidad, diabetes) y enfermedades cardiovasculares (como arterioesclerosis, hipertensión). Algunos alimentos ricos en fibra son los cereales (avena), verduras, legumbres, frutas y frutos secos. abcholabiotrendies

 

 

 

Un método que se ha puesto de moda para combatir la hipertensión a través de la dieta, es la dieta DASH, cuyas siglas significan Dietary Approaches to Stop Hypertension. Esta dieta no sólo es rica en nutrientes importantes y fibra, sino que también incluye alimentos que son más ricos en potasio, calcio y magnesio, y más baja en sodio (sal).

Las metas de la dieta DASH son:

  • Reducir el sodio a no más de 2’3 mg por día (consumir sólo 1’5 mg por día es un logro aún mejor).
  • Reducir la grasa saturada a no más del 6% y la grasa total a 27% de las calorías diarias. Los productos lácteos bajos en grasa parecen ser especialmente beneficiosos para bajar la presión arterial sistólica.
  • Al escoger las grasas, seleccionar aceites monoinsaturados, como los aceites de oliva, canola y colza.
  • Preferir los granos integrales a los productos de harina blanca o pasta.
  • Elegir frutas y verduras frescas todos los días. Muchos de estos alimentos son ricos en potasio, fibra o ambos.
  • Comer nueces, semillas o legumbres diariamente.
  • Escoger cantidades modestas de proteína (no más de 18% de las calorías diarias totales). El pescado, la carne de aves sin piel y los productos de soja son las mejores fuentes de proteína.

Hay muchas maneras de prevenir la hipertensión arterial, pero para empezar hay que tener fuerza de voluntad y llevar a cabo una serie de pautas saludables para hacer frente a este problema.

Y recuerda, ¡UNA NUEVA FORMA DE NUTRIX ES POSIBLE!

Bibliografía

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s