LA NUTRICIÓN EN LA ÉPOCA DE LOS ROMANOS: ¿QUÉ Y CÓMO COMÍAN?

A través de los textos de los escritores de aquella época podemos ver que los alimentos que consumían eran parecidos a los que consumimos hoy en día, salvo excepciones. Pero estos textos también nos indican que sus artes culinarias eran toscas , y que predominaba sobre todo la ostentación.

Hubo una gran evolución a partir del siglo II a.C., cuando se introdujeron alimentos de lugares lejanos.

La alimentación básica constaba de: vino, miel, sal, garum, aceite, huevos, legumbres y pan.

DIFERENCIAS ENTRE LAS CLASES:

  • La clase pobre: completaban esa alimentación básica con fruta (casi siempre de mala calidad), pescado salado y higos (ya fueran frescos o salados). También se tomaban con frecuencia, en forma de potaje: ortigas, castañas y acelgas.

clases sociales

  • La clase poderosa: en esta clase se comía mucho, y tampoco había moderación con la bebida. A demás de la alimentación básica consumían todo tipo de carnes y pescados (y sus derivados), leche, frutas y frutos secos.

 

LAS COMIDAS:

En general se diferenciaban 3 comidas a lo largo del día:

  1. Ientáculum: Era el desayuno, y se componía de barras de pan hechas en farro (un grano de cereal parecido al trigo) con sal. En las clases altas además había huevos, queso, leche, miel y fruta.
  2. Prándium: Consistía en un almuerzo a media mañana en el que consumían sobre todo las sobras de la cena del día anterior: legumbres, pescado… además de algún fruto seco.

ostras

3. Cena: Inicia sobre las 3 de la tarde y a veces se prolongaba hasta varias horas después del anochecer, sobre todo si había invitados, ya que después continuaban la velada con un ‘comissatio’ (juegos, danzas… mientras bebían).

Esta fue la comida que más cambios sufrió:

  • Durante la monarquía e inicios de la república: se centraba en las puls:  unas gachas que podían ir de lo más simple (hechas con farro, sal y grasa), hasta la ‘sofisticación’ (hechas con aceite de oliva y acompañadas por verduras).
  • Con la república: se dividió en 2: un plato fuerte y un ‘postre’ con fruta y mariscos (como por ejemplo los camarones).
  • Al finalizar esta: se dividió en 3: el gustatio (entrantes para abrir el apetito como aceitunas u ostras, acompañadas de vino mezclado con miel), la prímae ménsae (era el plato fuerte, con carne, pescado y vino mezclado con agua caliente) y para acabar la secúndae ménsae (fruta, frutos secos… y más vino dulce).

COSTUMBRES EN LA MESA:

cucharas

Por regla general no usaban cubiertos, salvo cucharas de diferentes tamaños según el alimento que se fuera a ingerir, por lo que la comida se tomaba con la mano derecha, mientras que con la izquierda sujetaban la vajilla.

 

Por este motivo cerca del atrium (lugar donde realizaban las comidas) había una ‘lavatrina’ y un fregadero, facilitando así el lavado de manos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muchas veces durante el prándium se recostaban en lugar de comer sentados, usando ‘triclinios’: 3 estructuras rectangulares colocados en forma de u, en cuyo centro se colocaba la mesa con los alimentos y bebidas a consumir.

 

EN RESUMEN:

Las comidas eran grandes y ostentosas, pero el valor nutricional no era considerado importante, a lo largo del tiempo hubo diferentes formas de organizar las comidas a lo largo del día, y había importantes diferencias entre la población (muchas veces relacionadas con los hábitos y rutinas de cada uno).

Y RECORDAD: ¡UNA NUEVA FORMA DE NUTRIX ES POSIBLE!

BIBLIOGRAFÍA:

 

Anuncios